Presentación de la asociación Candelas Feministas

Buenas tardes a todas y a todos, estamos muy contentas y muy emocionadas por estar aquí y por poder presentar la asociación Candelas Feministas entre tantos amigos y amigas y con una mesa redonda tan interesante “Feminismo y Memoria Histórica: Las mujeres en la II República, la Guerra Civil y la Dictadura”.

La verdad es que estamos bastante abrumadas no sólo por la buena acogida que está teniendo esta mesa sino por el interés que ha despertado la creación de una asociación como la nuestra, Candelas Feministas. Las Candelas somos Mavi, Jimena, Justa, Ruth, Luisa e Izaskun y nacemos formalmente hace un par de meses, pero lo cierto es que la idea llevaba mucho tiempo rondando nuestras cabezas y formando parte de nuestras conversaciones en las cañas, en los descansos de las asambleas o al final de las manifestaciones.

Somos un grupo de amigas, de activistas feministas, que nos unimos con el objetivo y el interés de visibilizar y generar espacios de memoria colectiva sobre las luchas sociales feministas desarrolladas hasta nuestros días en el Estado español. También queremos contribuir a la reconstrucción de un relato sobre los procesos de emancipación de las mujeres. Queremos conocer cómo hemos llegado hasta aquí pero sobre todo queremos compartirlo y contagiarnos las unas a las otras de este interés. Así surge esta asociación.

Creemos que la memoria feminista es una memoria colectiva, histórica, rica, diversa, plural. Una memoria que en muchos casos no forma parte de los libros de texto, ni de los relatos oficiales de la historia, no está en las calles de nuestra ciudad, ni siquiera en los museos. Es una memoria no depositada en ningún lugar, una memoria que se mantiene abierta y activa en las cabezas y en los corazones de la gente que en un momento dado busca cauces alternativos de restitución, que busca transformar los sentimientos personales en significados colectivos y públicos.

Costureras, políticas, abuelas, cigarreras, guerrilleras, activistas, trabajadoras del hogar, madres, obreras, feministas, hermanas, escritoras, científicas, periodistas…millones de mujeres han movido y mueven el mundo, sin un relato que las visibilice, que las ponga en la historia para resignificar el presente y dibujar un futuro más digno para todas las personas.

Los llamados lugares de memoria, espacios que convierten la memoria colectiva en patrimonio histórico común, son espacios que no tienen que ser sólo físicos sino que pueden también ser simbólicos: actos, fechas como el 8 de marzo o gestos que transforman los imaginarios. Esa es nuestra idea, desde la modestia, y es el sentido de este acto: crear un pequeño lugar de memoria en el que personas, mujeres, feministas, activistas y represaliadas nos encontremos y contribuyamos a visibilizar las luchas feministas en el Estado Español. Con este acto queremos reconocer a todas aquellas mujeres que durante la república, la guerra civil y la dictadura sentaron las bases de muchos de los logros y de las libertades que a día de hoy disfrutamos las personas.

Y con esta ilusión nacemos las Candelas. Mucha gente nos ha preguntado por el nombre. Y lo cierto es que fue uno de los grandes debates. Teníamos muy claro lo que nos apetecía hacer, es decir, trabajar en torno a las genealogías feministas, pero queríamos que el nombre fuera fiel al grupo. Porque nosotras no somos académicas, con todo nuestro respeto las académicas y el trabajazo que hacen y con las que nos gustaría poder contar en el futuro. Así, en el cómo nombrarnos pasamos de ser Ateneas a Cartógrafas y justo cuando íbamos encaminadas a ser unas Bohemias se nos encendió la luz y nos decantamos por ser Candelas. Candelas porque ponen luz, porque iluminan y desde la humildad, sobre todo, queremos contribuir a visibilizar el pasado y el presente de las luchas feministas. Pero también queremos dar candela. Como decíamos al principio somos ante todo un grupo de amigas de diferentes edades y trayectorias que nos juntamos con más feministas para celebrar que echamos a ministros o que montamos acciones contra los recortes sociales que padecemos a diario, que nos solidarizamos con las personas refugiadas y nos indignamos contra las políticas antipersona de la Unión Europea.

Por eso, porque solas no podemos y somos muchas, el acto de hoy es una humilde presentación que cuenta con grandes ponentes y que pretende animar a todas aquellas mujeres que les apetezca acercarse a las Candelas para hacer que la llama sea un pelín más grande y para que podamos poner en marcha un montón de proyectos, ideas y lugares de memoria juntas.